Las cejas, clave en la evolución humana

Cejas en la Evolución

Por Redacción MXN viernes, abril 13, 2018 comentarios

Estudio de la Universidad de York indica que éstas dieron al hombre mejores habilidades sociales.

 

Una pronunciada protuberancia de las cejas, era un indicativo de dominación y agresión en los primeros humanos, pero el cambio a una frente lisa con cejas velludas y móviles pudo haber sentado las bases de la sociedad, propone una investigación de la Universidad de York, en Reino Unido.

 

 

craneo.png Imagen original tomada de la cuenta de Twitter: @oarcinie

 

Las dos teorías más aceptadas indican que la protuberancia de las cejas se necesitaba para completar el espacio entre el cerebro plano y las órbitas de los homínidos arcaicos, o que su función era estabilizar el cráneo al momento de masticar.

 

 

craneo2.png Imagen original tomada de la cuenta de Twitter: @SalvadorLopa

 

Sin embargo, utilizando un software de ingeniería 3D y el fósil de un individuo identificado como Kabwe 1 –un Homo heidelbergensis que vivió hace 600 mil o 200 mil años atrás- pudieron constatar que esta característica podía eliminarse sin causar problemas en la formación ósea del cráneo y que la tensión realmente no era mucha.

 

También “se han descartado otras explicaciones para las crestas de las cejas, como evitar que el sudor o el cabello entren en los ojos, sugerimos que se puede encontrar una explicación convincente en la comunicación social”, explicó el autor principal del artículo, Paul O’Higgins.

 

craneo3.png Imagen original tomada de la cuenta de Twitter: @Esapo1

 

Por lo que los investigadores concluyeron que, la evolución a cejas móviles dieron ventaja al humano moderno, pues podía expresar sentimientos, reconocimiento y empatía entre sus compañeros, lo que fomentó la creación de grandes redes sociales.

 

 

 

craneo4.pngImagen original tomada de la cuenta de Twitter: @PongLizardo

 

 

“Las cejas son la parte que falta en el rompecabezas de cómo los humanos modernos lograron llevarse mucho mejor con otros homínidos ahora extintos”, mencionó Penny Spikins coautora del estudio y miembro del Departamento de Arqueología de la Universidad de York.