Ladrillos “súper resistentes” a base de ‘baba’ de nopal

Ecológicos, económicos y con más del doble de resistencia que los ladrillos tradicionales.

Por Gerardo del Rivero viernes, marzo 9, 2018 comentarios

1 ladrillo nopal

Ecológicos, económicos y con más del doble de resistencia que los ladrillos tradicionales.

 

Con el objetivo de reducir las emisiones contaminantes por bióxido de carbono que emiten las dos mil tabiqueras que existen en Michoacán, estudiantes del Instituto Tecnológico de Morelia (ITM) han desarrollado un tabique ensamblable a base de mucílago (baba) de nopal.

 

1 ladrillo nopalImagen tomada de www.pinterest.com.mx

 

Ecobrick, nombre del innovador producto, tiene innumerables beneficios. Primeramente, por ser una alternativa al ladrillo tradicional que, por su fabricación, contribuye considerablemente a la contaminación del medio ambiente. Además, porque se constituye de materiales naturales, como lo son la tierra y la arcilla, y reciclados, como PET y cartón; para, finalmente, ser aglutinado con la ‘baba’ del nopal.

 

El resultado es un producto de bajo costo (50 por ciento más económico que el tabique tradicional) y gran resistencia (soporta hasta 10 toneladas, frente a las cuatro que resisten los ladrillos comunes).

 

2 ladrillo nopalImagen tomada de www.nuevaecologia.com

 

Sus desarrolladores son María José Hernández y José Ignacio Saldívar, alumnos de ingeniería industrial del ITM, quienes hicieron uso de sus capacidades e innovación para contrarrestar una de las principales fuentes de contaminación ambiental en Michoacán.

 

Saldívar colabora ya con un socio en su pueblo natal, el municipio de Tzintzuntzan, Michoacán, en un taller de fabricación del ladrillo ecológico, en el cual producen en pequeña escala con el objetivo de realizar pruebas de su funcionamiento, entre ellas la construcción de bardas perimetrales y pisos.

 

3 ladrillo de nopalImagen tomada de www.ntrguadalajara.com

 

Entre los objetivos de Ecobrick, también se busca integrar la plantación del nopal para evitar la utilización de nopaleras que crecen en el campo, con lo que este plan sería autosustentable.

 

Cabe destacar que el proyecto de los estudiantes michoacanos no es el primero que busca aprovechar las bondades del nopal en la ingeniería industrial: en 2016, el investigador Javier Guillén Aparicio, del Instituto Tecnológico Superior de Tacámbaro (ITST), Michoacán, creó un producto muy similar a partir de residuos sólidos urbanos, suelos erosionados y mezcla líquida de mucílago de nopal. Asimismo, Iván Vigil Zúñiga, desarrolló en el mismo año Ecoblock Terranova, un bloque hecho a base de arena, cemento y ‘baba’ de nopal.