Mexicano crea baterías biodegradables a base de papel

Están compuestas de materiales orgánicos y tienen un mínimo impacto ambiental.

Por Valeria Bigurra viernes, agosto 10, 2018 comentarios

Power PAD

Juan Pablo Esquivel, un joven mexicano que estudia en el Instituto de Microelectrónica-Centro Nacional IMB-CNM (CSIC), en Barcelona, España, desarrolló– junto con su equipo–baterías biodegradables utilizando papel.

Imagen de: Agencia Informativa Conacyt. Bajo una licencia de Reconocimiento 4.0 Internacional de Creative Commons.

Estas baterías para dispositivos portátiles están compuestas de materiales orgánicos como celulosa, papel carbón, cera de abeja y especies redox orgánicas como las quinonas, que representan un nuevo concepto de batería primaria.

 

El proyecto fue acreedor del Premi Catalunya d’Ecodisseny 2017 (Premio Cataluña de Ecodiseño) debido a que fue considerado una innovación ambiental sustentable, cuya importancia recae no sólo en que es fabricado mediante métodos económicos, sino también en que es capaz de desecharse en el campo para su degradación biológica.

Power PAD

Juan Pablo Esquivel / Imagen de: Agencia Informativa Conacyt. Bajo una licencia de Reconocimiento 4.0 Internacional de Creative Commons.

Las baterías Power PAD (Power: Portable and Disposable) están diseñadas para funcionar de una a dos horas, con la finalidad de satisfacer la necesidad de energía de dispositivos portátiles y una vez que su tiempo de vida se acaba, sólo requieren unos meses para degradarse por completo.

Su tamaño es otra de sus ventajas pues se aproxima al de las pilas de botón de litio, y gracias a sus materiales orgánicos puede almacenar energía en forma de especies redox orgánicas solubles en agua dentro de la almohadilla.

Power PAD

Imagen de: Agencia Informativa Conacyt. Bajo una licencia de Reconocimiento 4.0 Internacional de Creative Commons.

Para activarla se le debe añadir agua, orina o saliva, que disuelven los reactivos que producen la energía necesaria para el funcionamiento de los dispositivos eléctricos, y una vez agotada la energía, la batería puede ser desechada con un mínimo impacto ambiental.

Finalmente Juan Pablo explicó que “aunque de momento la patente no se comercializa, le gustaría avanzar más en diversos aspectos, como ampliar el catálogo de químicas disponibles y trabajar en la arquitectura del dispositivo usando biopolímeros biodegradables que permitan su producción en gran escala”.

Comparativo entre baterías alcalinas, de litio y biodegradables Power PAD
Power PAD

Imagen de: Agencia Informativa Conacyt. Bajo una licencia de Reconocimiento 4.0 Internacional de Creative Commons.