Iglesia de Guadalajara permitirá el acceso sólo con contraseña

Por los constantes hechos de violencia y robo a mano armada, la asistencia al recinto se ha visto afectada.

Por Andrés Dorta sábado, abril 14, 2018 comentarios

iglesia 1

Por los constantes hechos de violencia y robo a mano armada, la asistencia al recinto se ha visto afectada.

 

Ante la creciente ola de robos que se han estado presentando en recintos religiosos, autoridades de la parroquia de San Jorge Mártir en Guadalajara, Jalisco, buscan la posibilidad de aplicar un sistema de seguridad para solicitar clave a los feligreses que asistan a las misas nocturnas.  

 

robo iglesia portada

 

“Una chapa de seguridad al estilo de los bancos, introducir una clave para poder abrir la puerta, es decir, queremos ver si la chapa funcionaría sólo en la noche o también durante el día, todavía no es una decisión que hemos tomado, pero estamos estudiando opciones para poder incrementar la seguridad de las personas que vienen a hacer adoración”, aseguró el párroco de San Jorge Mártir, Eduardo Michel Flores.

 

Actualmente, la parroquia cuenta con circuito cerrado de cámaras, pero este sistema de vigilancia permanente no ha logrado persuadir a los delincuentes de entrar a la capilla y robar las pertenencias de los asistentes o el dinero de las ofrendas, aprovechando que la iglesia mantiene las puertas abiertas las 24 horas del día.

 

iglesia 2

 

Según el sacerdote, la inseguridad está afectando la asistencia de los fieles, siendo las misas de madrugadas las que más se ven afectadas por el “inminente miedo que esto causa”.

 

Esta capilla ha estado abierta todos los días del año durante la última década; sin embargo, en los últimos meses la delincuencia se ha agravado y los feligreses han sido víctimas de tres hechos violentos; el más reciente fue este 4 de abril a las 10 y media de la noche, cuando un sujeto armado amenazó a cinco personas que se encontraban orando, siendo despojados de sus pertenencias.

 

iglesia 1

 

Hasta ahora, no se sabe cuál sería el sistema establecido para regular la entrada en el recinto, pero los asistentes católicos esperan que se logre una solución sin tener que cerrar la casa de oración.