Milpa Alta, la delegación de la CDMX que aún habla náhuatl

Es la más meridional de las 16 delegaciones de la Ciudad de México.

Por Valeria Bigurra sábado, septiembre 8, 2018 comentarios

Milpa Alta, la delegación de la CDMX que aún habla náhuatl

Milpa Alta es una de las 16 delegaciones de la Ciudad de México, y aunque es una zona que poco a poco ha ido cediendo ante el crecimiento de la ciudad, este lugar es muy distinto a todo lo demás que encontramos ahí.

Esta zona es raramente visitada por los residentes de la Ciudad de México y los turistas extranjeros son aún más inusuales, por lo que la gente de Milpa Alta puede continuar viviendo, en muchos sentidos, como lo ha hecho durante cientos de años.

Milpa Alta, la delegación de la CDMX que aún habla náhuatl

Una de las particularidades de esta zona es que mucha gente que vive ahí aún habla náhuatl,  la lengua del imperio azteca, y todavía utilizan la milpa, un sistema precolombino de rotación de cultivos.

Milpa Alta, la delegación de la CDMX que aún habla náhuatl

Su territorio es aproximadamente 50 por ciento bosques y los sembradíos están prácticamente libres de pesticidas, además de que utilizan el agua de lluvia para regarlos y son arados por caballos.

Milpa Alta, la delegación de la CDMX que aún habla náhuatl

Milpa Alta es la delegación más verde y menos poblada de la gran Ciudad de México, y ahí se produce gran parte de los alimentos que se consumen en la ciudad, tal y como pasaba con los habitantes de Tenochtitlán hace más de 500 años.

Insectos y algunas variedades de maíz tradicionales, como el maíz azul y el rojo, aún son parte de la dieta de los habitantes de este municipio, y también es importante mencionar que el 90 por ciento del mole que se consume en CDMX, se produce en Milpa Alta.

Milpa Alta, la delegación de la CDMX que aún habla náhuatl

A pesar de que existen nuevos caminos, llegar a Milpa Alta aún requiere un gran recorrido, y los habitantes de esta zona, con su lengua y sus costumbres antiguas, han sabido ser autosuficientes durante milenios.

Los bosques de la zona son hogar de venados, conejos y hasta de hongos alucinógenos, además, muchas tradiciones mesoamericanas continúan practicándose ahí, como el temascal, un baño de vapor autóctono que es realizado por un chamán que se realiza en una choza de adobe y que posee propiedades curativas y espirituales.

Milpa Alta, la delegación de la CDMX que aún habla náhuatl

Los locales aseguran que hay festividades en la zona los 365 días del año, incluyendo un festival de verano en cada uno de los 12 pueblos que conforman la delegación; ahí se realizan bailes tradicionales, peregrinaciones religiosas y mayordomías, la tradición de resguardar una figura religiosa en la propia casa y organizar un festín para la comunidad.

Milpa Alta, la delegación de la CDMX que aún habla náhuatl

© Carolyn Drake/Magnum Photos

Otra particularidad de esta delegación es la celebración del Día de Muertos, que se festeja normalmente el 1 y 2 de noviembre; en Milpa Alta, el 29 de septiembre, los lugareños van al cementerio a invitar formalmente a los fallecidos a un festín en las casas de los vivos, que comienza el 31 de octubre.

Milpa Alta, la delegación de la CDMX que aún habla náhuatl

© Carolyn Drake/Magnum Photos

Su creencia dice que si los espíritus no son invitados, no se presentarán a acompañar a sus invitados, y cuando llega el día se encienden hogueras afuera de las casas y toda la familia se reúne para comer tamales.

Por otro lado, en esta delegación muchas personas aún hablan náhuatl; sin embargo, el futuro de la lengua ha sido incierto desde hace algunos años, pues en la década de 1980, la comunidad de Milpa Alta se acercó al gobierno de la ciudad con la esperanza de que se ordenara la enseñanza del náhuatl en las escuelas públicas.

Milpa Alta, la delegación de la CDMX que aún habla náhuatl

© Carolyn Drake/Magnum Photos

Los funcionarios respondieron que los estudiantes debían aprender español como su lengua nativa, y el inglés, francés o alemán como segunda lengua, para incrementar así sus futuras opciones de trabajo y educación.

Lamentablemente, a lo largo de la historia colonial de México, hablar una lengua indígena ha resultado en discriminación, algo que perdura aún en la actualidad; aun así hay muchas personas que aún luchan por preservar está parte fundamental de la esencia de México.

Milpa Alta, la delegación de la CDMX que aún habla náhuatl

© Carolyn Drake/Magnum Photos

En Milpa Alta habitan el artista José Ortiz Rivera y Oswaldo Galicia Calderón, ambos profesores de náhuatl, quienes ofrecen clases sabatinas gratuitas de la lengua a familiares y vecinos, pues su objetivo es que esta lengua sobreviva entre las generaciones más jóvenes.