Calaveritas literarias, la tradición irreverente del Día de Muertos

Habitualmente se enfocan en la crítica social y política.

Por Valeria Bigurra viernes, noviembre 2, 2018 comentarios

Calaveritas literarias, la tradición irreverente del Día de Muertos

Son muchas las cosas que caracterizan el Día de Muertos en México, desde la realización de desfiles y las diversas celebraciones, hasta la creación de altares utilizando papel picado, pan de muerto, calaveritas de azúcar y otros elementos.

Pero otra actividad que se lleva a cabo durante estos días es la creación de “calaveritas literarias”, una especie de epitafios burlescos que los mexicanos acostumbran realizar, y que incluso a veces contienen un toque de crítica social.

Calaveritas literarias, la tradición irreverente del Día de Muertos

Estas calaveritas nacieron de la crítica política y originalmente se conocían como “panteones” y desde sus inicios en el siglo XIX y hasta la fecha, su intención es retratar una realidad con un estilo irreverente.

Cuando esta expresión literaria nació se convirtió rápidamente en una forma de expresar inconformidad hacía el gobierno, e incluso en una época se llegaron a confiscar y destruir muchas de ellas, por lo que no es fácil encontrarlas en hemerotecas.

Calaveritas literarias, la tradición irreverente del Día de Muertos

Algunos dicen que “La portentosa vida de la muerte” de Fray Joaquín Bolaños es el antecedente de las calaveritas, pues el texto de 1972 es una narración en prosa que tiene como personaje principal a la muerte.

Sin embargo, el culto a la muerte existe en México desde la época prehispánica, lo que se puede ver en los restos arqueológicos de las diferentes culturas que poblaron la zona y en la poesía del monarca y poeta náhuatl Nezahualcóyotl, quien escribió versos sobre lo efímero de la vida.

Calaveritas literarias, la tradición irreverente del Día de Muertos

La visión mexicana sobre la muerte es muy singular, e incluso de acuerdo con Rodolfo Gutiérrez en su tesis “Las Calaveras: función social; investigación hemerográfica”, “los pueblos europeos asumían la muerte como un fenómeno terminal, después de ella venía un ajuste de cuentas. Esta concepción de la muerte, estática, producía en los individuos una actitud temerosa, una angustia por el morir, dada su educación cristiana”.

Calaveritas literarias, la tradición irreverente del Día de Muertos

“El antiguo pueblo mexicano concebía la muerte como un fenómeno dinámico, para ellos era un tránsito a una nueva vida. De esta concepción nacía una actitud positiva, podemos decir, juguetona ante la muerte; ya que ésta no es una enemiga del hombre sino que se la ve como una camarada”.

Actualmente muchas revistas y periódicos mexicanos publican durante el Día de Muertos sus propias calaveritas literarias, con las cuales se burlan de políticos, personajes famosos y también de proyectos de gobierno fallidos, entre otras cosas.